jueves, 3 de junio de 2010

Detrás de la cortina

Detrás de la cortina:

hay un misterio. Algo que no sabemos qué es, que descubrimos mediante el proceso de búsqueda. No todos coincidimos en qué se trata. Discutimos. Discrepamos. Proponemos. Cedemos. Acordamos. En definitiva, creamos liderazgo, asumimos roles, co-construimos. Y, finalmente, el misterio revela su naturaleza y tímidamente se da a conocer.

hay un reto. Desvelando el misterio nos enfrentamos a un objetivo común; algo que lograr, algo que conseguir. Un pretexto para el esfuerzo compartido, para el compromiso, para la eficacia. El reto nos exige y nos pone ante la tesitura de acertar con algo que aún no sabemos muy bien qué es.

estamos nosotros. El misterio y el reto nace de nosotros y, en cierta manera, nos representa. Ambos están hechos de lo que (no) sabemos, de lo que (no) queremos, de lo que (no) pretendemos. Detrás de la cortina descubrimos nuestro lenguaje como grupo, nuestra identidad colectiva. Lo que (no) queremos y lo que (no) podemos mostrar de nosotros.

estoy yo. Creando me re-creo. Construyo a otro, represento a otro: soy otro. Y, sin embargo, paradójicamente, soy yo y no ese otro quien siente el placer y la angustia, el entusismo y la incertidumbre, la alegría y el esfuerzo de crecer y mostrarse a los demás. Ese otro me hace ser yo y, lo que es aún más extraño, tiene el potencial de hacer que otros experimenten su yo en ese otro que soy yo.

7 comentarios:

  1. Hola Victor:

    Me ha encantado leer esto.¡felicidades por ello ¡

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pablo Tierraseca4 de junio de 2010, 7:49

    Gracias Victor por todo lo que has hecho por la asignatura y por nostros

    ResponderEliminar
  3. M'ha agradat molt l'assignatura, moltes gracies.

    ResponderEliminar
  4. Y,faltaría por añadir, detrás de la cortina... en el mejor de los casos, hay otras cortinas.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por todo, Victor.

    ResponderEliminar
  6. Somos una fluctuación, un torbellino, en la matriz cuántica que no es percibida por los sentidos. El otro es yo, literalmente. Solo es otro en la superficie, en el mundo de los cinco sentidos...en realidad no tienes una vida, no existe algo llamado "mi vida", porque vida y tú sois lo mismo. ¿porqué parecemos tan individuales? Lo somos en la superficie, esa sensación es necesaria para fines prácticos, para aprender lecciones concretas. Pero nunca ahondar en la dimensión de la profundidad, dónde todos somos uno, es vivir con las cuentas espirituales vacías. Es medio vivir...la vida es algo más que la percepción de ser aislados de los "otros" tu fuente de existencia...sensación que nos devuelve el cerebro. Somos una unidad, y desde entendimiento, la vida es más mágica. Un abrazo Víctor. Encontré este blog buscando danza...

    ResponderEliminar